Saavedra cree que Cultura quiere ‘romper’ el Festival

| 24 agosto, 2016

«Este Festival nació en el siglo pasado y lo que nos proponemos es un Festival del siglo XXI, con nuevos retos»

Tanto el titular como el encabezado de esta noticia podrían parecer escritos hoy mismo. Pero no. Son titulares de hace más de 8 años y que vamos a ir mostrando a nuestros lectores en una nueva sección que denominaremos ‘La Hemeroteca del FIMC’.

hemeroteca_festival_de_musica_de_canarias

La historia se repite. Cualquier cambio que se proponga, o la simple intención de querer plantear una reflexión sobre la cultura que queremos para Canarias, hace enfurecer a los que el periodista Carlos Sosa denomina como “expertos de mucha influencia social, política y mediática” y que la periodista Luisa del Rosario llama “las fuerzas vivas musicales de la ciudad«.

Hace ocho años ya que Luisa del Rosario denunciaba que «la música concentra la mayor parte del presupuesto que administra la viceconsejería de Cultura. Y la denominada ‘clásica’ recibe el grueso de estas transferencias, bastante más de la mitad de un presupuesto anual que asciende a 85 millones de euros» y que «2008 aporta un dato cuando menos revelador. El número de conciertos de música clásica y música popular en Canarias aumenta, así como la recaudación y el gasto medio por espectador. Pero, curiosamente, el número de espectadores que acude a los conciertos de música clásica disminuye mientras el de los conciertos de música popular aumenta«.

Así que la música clásica acaparaba ya la mayor cantidad de presupuesto pero cada vez acudía menos público. ¡Hace ocho años!

¿Y qué cambios se estaban planteando por aquel entonces para solucionarlo?

Alberto Delgado, director general de Cultura por aquellos años, planteaba que «se debía «replantear» la idea del Festival de Música pues habían pasado 25 años desde su creación y las cosas «cambian»«. «La apuesta debe ser más abierta a las islas no capitalinas. «Queremos un antes y un después de la 25 edición», dijo, e insistió en que las condiciones en las que se creó el Festival han desaparecido. «Ahora hay una gran oferta de conciertos», así que se desea «diversificar»«.

¿No les suena todo esto a lo que justo el Gobierno le ha encargado ahora a Nino Díaz para mejorar el Festival?

Incluso ya se planteaban la creación de una Fundación como mejor sistema organizativo: «la reconversión del Festival y la continuación de su director, Juan Mendoza, dependerán, pues, de esa futura fundación, que ya tiene redactados los estatutos y que se pondrá en marcha tras la celebración del 25º aniversario del certamen, que tendrá lugar entre enero y marzo de 2009«.

¿Qué argumentaban los nostálgicos por aquel entonces?

A todos los inclusivos que osaban con plantear la posibilidad de reflexionar sobre la partida presupuestaria más abultada de cultura era tachado de «talibán» y que querían «hacer desaparecer el Festival».

Otro de los argumentos esgrimidos era que «CC y «ATI» plantean esos cambios porque el Festival «lo crearon otros», en referencia al PSC-PSOE«.

¿En qué quedó todo aquello?

Lo que ningún medio contó por aquellos años es que el Festival de Música de Canarias logró perder durante las ediciones 2007, 2008 y 2009, con Juan Mendoza como máximo responsable, la friolera de  3.031.072,39 euros (un millón de media por año) a pesar de tener un presupuesto total de 17.953.420,65 euros (unos seis millones de media por año). Dicho de otra manera, solo las pérdidas de 2007 eran más que la totalidad del presupuesto que ha tenido Nino Díaz para 2017.

Así que además de todas las razones que se exponían en los medios de comunicación existía un trasfondo económico que solo llevó al cese de Juan Mendoza. Pero todo lo demás siguió igual.

Desde Beckmesser se decía el 2 de agosto de 2009, aunque casi parece escrito hoy mismo, que «Canarias está que arde –no sólo La Palma- pues la consejera de cultura del cabildo, militante en Coalición Canaria, quiere dar la vuelta al mundo musical local. En Canarias ha habido cambios notables en la relación de poderes. El gran factotum Guillermo García Alcalde parece haber perdido influencias al dejar de ser consejero delegado de todo el grupo Prensa Ibérica. Tampoco le ayuda que en Canarias gobierne el PP con el apoyo de Coalición Canaria quien, por cierto, en Madrid apoya al PSOE. Jerónimo Saavedra, aunque sin un duro en el ayuntamiento de Las Palmas, intenta hacer valer su peso y Gonzalo Angulo vuelve con renovadas fuerzas. El lío de siempre.

Coalición Canaria quiere cambiar el Festival de Música de Canarias y para ello ha hecho la vida imposible a su director, Juan Mendoza, hasta obligarle a dimitir. La última vuelta de tuerca fue que tuviese que prescindir de su secretaria. También se le informó de que sólo contaría con un millón de euros para la próxima edición en vez de los casi seis habituales. Total que se fue y en su lugar ha llegado Candelaria Rodríguez Afonso, a raíz de lo cual el presupuesto se ha quedado en una cifra intermedia de unos cuatro millones. Algunos gerentes de orquestas invitadas podrían contar las presiones que han recibido para cancelar sus actuaciones sin pedir nada a cambio y de qué alto cargo han surgido».

Que cada cual saque las conclusiones que quiera. Pero si esta vez acaba igual, no digan que les ha cogido por sorpresa.

 

Etiqueta: , , ,

Categoría: Enrique Mateu, Hemeroteca del FIMC, Opinión

Los comentarios están cerrados

banner ad
banner ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies